Todos hemos realizado un pacto con el dolor