Patricia

Este fin de… regresé a Minas llevada por la simbiosis que me une a UCDM y en particular a Perfecto Amor. Iba con mucha alegría de reencontrarme con esos hermanos. Para mi sorpresa al llegar me invadió una inmensa felicidad al ver en el suelo un caño azul. Unos pasos más y allí estaba, (con los brazos abiertos) la gran casa templo. De ella salieron, tan sorprendidos como yo (por causas diferentes) esos gran anfitriones. Vi el lienzo. Un año después la obra superó gratamente mis expectativas. Sólo el amor de una gran red lo hizo posible. Eso es lo que vi. Claro que no se puede comparar con lo que allí se siente. Invito a los que lo sientan, tener la experiencia. Amor, servicio, unidad, compañía, contención, guía, acción, compartir, movimiento, elección, llanto, risa, comunicación, paz, … son algunas de las cosas que resonaron en mi. Gracias